diciembre 27, 2007

[boleros del resentido]

Eduardo Lizalde


Hay un lejano olor a muerto en todo el aire.

Alguien se muere aquí,

muy cerca, en el jardín de al lado.

Tal vez aquí, junto al umbral,

más bien adentro de la casa, en el pasillo,

y no, más cerca, en este cuarto donde moríamos

juntos.

No, tampoco.

Más cerca aún, junto a mi cuerpo.

Y no, más cerca.

0 se soltaron el pelo:

 
;